El profesional de la información


Abril 1993

Aprobada por unanimidad la Ley del Sistema Bibliotecario de Catalunya

Lluís Bagunyà, presidente del Col.legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de CatalunyaEn IWE-7, p. 3, informamos de la polémica creada en Catalunya con el borrador de texto de una nueva ley de bibliotecas. El pasado día 3 de marzo el Parlament la aprobó por unanimidad en la gran mayoría de su articulado y en esta ocasión es Lluís Bagunyà quien nos da su opinión.

-Si bien había sido un Proyecto de Ley al que se habían opuesto tres enmiendas a la totalidad, una de ellas con texto alternativo, y 284 enmiendas parciales a artículos concretos, lo cierto es que sólo se discutieron 16 de éstas en la sesión plenaria, puesto que en el trámite de debate en ponencia se había llegado a un notable grado de acuerdo que dio por resultado los textos consensuados de gran número de artículos.

-Desde el punto de vista de los bibliotecarios-documentalistas, la iniciativa de elaborar un nuevo texto legal era innecesaria. La Ley de Bibliotecas de 1981 era una prueba palpable de que una ley aprobada por unanimidad podía no aplicarse, como así fue, excepto en algún punto sin trascendencia, y que la solución no pasaba por un nuevo texto legal, sino por el despliegue reglamentario de la anterior ley y una financiación adecuada.

Las razones para una nueva ley han sido, básicamente, la necesidad de adecuar el sistema bibliotecario a la nueva distribución de competencias entre las administraciones públicas después de la aprobación de las leyes de ordenación del territorio de 1987 y la necesidad de dotar a la Biblioteca de Catalunya de una nueva personalidad jurídica como entidad autónoma adscrita al Departament de Cultura.

Bé, doncs, ja tenim la nova Llei

Como ya se explicó en el mencionado IWE-7, la Ley tiene dos troncos principales: uno en torno a la Biblioteca de Catalunya y al patrimonio bibliográfico, y otro al sistema de lectura pública. Se contempla también el Consejo de Bibliotecas de Catalunya y, lateralmente, se habla de los otros tipos de bibliotecas.

-Ha sido positiva por el consenso conseguido y porque ha dado pie a que se hable de bibliotecas. La DG del Patrimoni Cultural ha prometido un despliegue reglamentario rápido, incluyendo un Mapa de Lectura Pública que se está elaborando a buen ritmo, y una inversión adecuada para que pueda ponerse en práctica, pero sin concretar ni plazos ni cantidades. Sin embargo el director general Eduard Carbonell cifró en más de 30.000 millones PTA la cantidad necesaria para poder dotar de una biblioteca pública todas las poblaciones de más de 5.000 habitantes, según establece la Ley. El Col.legi estima que esta cifra es correcta si no incluye los gastos de mantenimiento de los edificios y de actualización de las colecciones actuales.

-Sin embargo, a nuestro entender -continúa Lluís- la Ley tiene lagunas o aspectos negativos. En primer lugar, sólo cita brevemente las bibliotecas de centros de enseñanza. Es una ley elaborada por el Departament de Cultura y no desarrolla ninguna estructuración de las bibliotecas escolares, competencia del Departament d'Ensenyament, ni a las universitarias, actualmente competencia del Comisionado de Universidades adscrito al Departament de Presidència.

En segundo lugar, aunque trata el control del patrimonio bibliográfico catalán (inexistente en el texto de 1981), no se estructura la Biblioteca de Catalunya y habrá que esperar al reglamento que desarrolle este aspecto.

Por otro lado, consideramos que las bibliotecas públicas, cuya responsabilidad se transfiere totalmente a las corporaciones locales, están muy dirigidas y controladas según un sistema único que impone las reglas. De hecho, la coordinación entre bibliotecas viene también impuesta. Y en cambio, todavía está por demostrar que los ayuntamientos estén dispuestos o en condiciones de asumir los gastos de mantenimiento de dichas bibliotecas públicas, a pesar de la obligación legal.

Por último, no se contempla en el texto la composición del Consejo de Bibliotecas y, por contra, sí la del Consejo Rector de la Biblioteca de Catalunya".

Lluís Bagunyà, presidente. Cobdc. Ribera, 8 pral. 08003 Barcelona .

Tel.: +34-3-310 13 45; fax: 319 65 10

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/abril/aprobada_por_unanimidad_la_ley_del_sistema_bibliotecario_de_catalunya.html