El profesional de la información


Diciembre 1995

CD-Plus: nueva norma para el mundo del cd-rom

El mercado estaba pidiendo una norma que sirviera para armonizar el mundo de los cd-roms con el universo de los CDs de audio.

Cuando comenzó la comercialización del CD-A (Compact Disc-Digital Audio) su uso se limitaba al almacenamiento de audio digital. Este tipo de CDs contiene una información sonora que dura, por norma general, unos 60 minutos aproximadamente.

En otro orden de cosas, mediante la norma MPC (Multimedia Personal Computer) se estipula que la capacidad que debe tener un disco de CD es de 74 minutos (v. IWE-38, p. 23-24).

A simple vista puede parecer que estos dos hechos, relacionados con dos mundos distintos, no deberían influir el uno sobre el otro. Nada más lejos de la realidad, ya que conforme ha evolucionado la tecnología se han generado nuevas expectativas.

La flexibilidad que permite la norma MPC y la posibilidad de utilizar el lector de nuestro PC para reproducir el sonido de los discos CD-A abre un campo de acción bastante extenso.

De hecho, podríamos plantearnos una primera pregunta: ¿por qué no se aprovechan esos 14 minutos que no se graban para incluir más información sonora? O mejor: ¿por qué no se usan para añadir otro tipo de información, aprovechando las diferentes posibilidades multimedia que ofrece este soporte? Recordemos que 14 minutos vienen a ser, aproximadamente, 150 Mb.

Todo en el mismo disco

La aparición de la norma Yellow Book, que regula el formato físico de los cd-roms y todas sus variantes (v. José A. Senso, "Normas de todos los colores", en IWE-36, p. 12-14) contempló la inclusión de informaciones como éstas a las que nos estamos refiriendo.

Ajustándose a las características definidas en el Yellow Book se pueden realizar CDs que contengan información sonora, con el tratamiento clásico del CD-A, junto a informaciones de otro tipo (ficheros de texto, programas informáticos para cualquier sistema operativo, vídeo digital, imágenes...).

Para conseguir esto se realiza un proceso, conocido como Mixed Mode, que establece dos sesiones de trabajo. En la primera se graba todo el material como si se tratase de un cd-rom normal (utilizando el Modo 2 de la norma Yellow Book). En la segunda sesión se graba el sonido, siguiendo las disposiciones del Modo 1.

El problema viene cuando intentamos oír ese "híbrido" entre cd-rom y CD-A en reproductores de CD-A, ya que estos sistemas no establecen diferencias entre audio y "no audio". Como la primera pista del CD está ocupada por la información del cd-rom, el reproductor se limitará a leerla, causando serias distorsiones tanto en el amplificador como en los altavoces del equipo de música.

Aparición de CD-Plus

Para evitar esto, y facilitar que ese "híbrido" se pudiese reproducir tanto en el lector de cd-rom como en el de CD-A, se ha desarrollado a mediados de 1995 el sistema CD-Plus, también llamado CD-Ampliado o Enhanced-CD.

Por medio de este sistema se establece una nueva forma de trabajo en multisesión y se contempla, además, la posibilidad de usar tanto lectores de cd-rom como de CD-A para reproducir la información contenida en el CD-Plus.

Como es sabido, se conoce como multisesión la posibilidad de realizar grabaciones en CD durante diferentes sesiones, es decir, grabando dos o más partes en momentos distintos.

Al igual que con el sistema Mixed Mode, la grabación se realiza en dos sesiones. La diferencia viene en que durante la primera sesión se graba la información sonora utilizando el sistema del CD-A Modo 1. A continuación se dejan vacíos varios sectores ocupando un espacio aproximado de entre un minuto y medio y un minuto. En la segunda sesión se graba siguiendo el Modo 2 del cd-rom.

En la actualidad se están realizando los primeros estudios para establecer la norma que regule el CD-Plus. De momento todos los CD-Plus que se están comercializando siguen las diferentes normas que atañen tanto al cd-rom como al CD-A, es decir las normas Red Book, Yellow Book e ISO 9660.

Nota: el sistema CD-Plus no tiene nada que ver con la empresa CD-Plus, que hace unos meses cambió su nombre por el de Ovid Technologies.

Reseña remitida a IWE por José A. Senso.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1995/diciembre/cdplus_nueva_norma_para_el_mundo_del_cdrom.html