El profesional de la información


Febrero 1995

Reactivación de la Asociación Bibliotecaria Galega

La Asociación Bibliotecaria Galega (ABG) nació a fines de 1989, merced a la inquietud de un grupo de profesionales insatisfechos y preocupados por la situación del sector en esta comunidad autónoma, con los objetivos principales de luchar por mejorar las condiciones del personal y los servicios a su cargo.

En 1991 culmina los trámites para su inscripción en el Registro de Asociaciones Profesionales de la Xunta de Galicia, comenzando así su andadura con pleno respaldo legal.

A partir de entonces se propone una plataforma reivindicativa que, en resumidas cuentas, pretende el desarrollo de la Ley de Bibliotecas de Galicia, aprobada por el parlamento autonómico en octubre de 1989, para hacer posible la existencia de un Sistema Bibliotecario, hoy sólo en el papel. En ella se incluyen los órganos de gobierno de este sistema, en el que estarán representados los profesionales (Consello Superior de Bibliotecas, Centros Territoriais de Bibliotecas, etc.), así como la creación de una red de bibliotecas municipales y públicas, una de bibliotecas escolares, un entramado de bibliobuses y otros elementos, amén de la puesta en funcionamiento de la Biblioteca de Galicia.

La situación del personal

ABG reivindica la mejora en todos los aspectos: laboral, económico, de actualización técnica, de titulación. En este campo se ha conseguido este año la creación de la Escuela Universitaria de Biblioteconomía y Documentación, para la que ahora se están buscando profesores, a fin de ponerla en marcha (IWE-28, p. 3).

Pocas bibliotecas y mal dotadas

La realidad en cifras del mundo bibliotecario gallego, a pesar del avance evidente de los últimos diez años, es bastante pobre: la mitad de los municipios (150) no cuenta aún con biblioteca. Los otros 150 la tienen pero generalmente con medios y personal limitados, con recortes cada vez mayores en las partidas presupuestarias. En la enseñanza prácticamente no existen bibliotecas, salvo las que con gran dedicación y voluntarismo montan los propios profesores, en precario. Los nuevos campus universitarios no han cubierto ni mínimamente sus necesidades de centros de lectura.

La cualificación y actualización técnica de los bibliotecarios y bibliotecarias es también un elemento pendiente, así como la dispersión y falta de contactos y de coordinación y cooperación entre los centros, que se pretende paliar a través de la Asociación, instalando Delegaciones Territoriales, generalmente comarcales y provinciales.

En lo inmediato se preparan unas Jornadas Técnicas para 1995, a efectos de discutir la actual situación y afrontar el futuro. Se ha sacado el boletín Bibliotext, que servirá de puente entre los asociados.

ABG aguarda el ingreso en Fesabid, para integrarse con los demás profesionales del Estado español en una sola fuerza que dé frutos más amplios.

"A pesar de las dificultades, seguimos siendo optimistas, confiamos en que nuestro propio esfuerzo lleve pronto a concretar algunas de las reivindicaciones planteadas y este año se nos abra otra perspectiva".

Manuel Pérez Grueiro. Av. Algeciras 61. 15510 Neda (A Coruña).

Apartado 420. Ferrol (A Coruña)

Tel./fax: +34-81-39 02 33

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1995/febrero/reactivacin_de_la_asociacin_bibliotecaria_galega.html