El profesional de la información


Abril 1996

Desde IweTel: El futuro de las bases de datos tradicionales

El debate abierto sobre bases de datos tradicionales ha sido uno de los más largos que se han mantenido últimamente en Iwetel.

Lo planteó Pedro Hípola (Fac. de Biblioteconomía y Documentación, Univ. de Granada) con cuatro cuestiones fundamentales: "¿Tienen futuro las bases de datos tradicionales? ¿Tiene sentido hoy día usar servicios como Dialog, Data-Star, Ovid...? ¿Tiene sentido seguir alimentando las bases de datos tradicionales con referencias a documentos que se encuentran publicados en papel? ¿Seguiremos pagando dentro de unos años la factura de los distribuidores de bases de datos online?".

phipola ARROBA ugr.es

La gratuidad de Internet

La respuesta de M. Fernanda Peset (Fac. de Derecho, Univ. de Valencia) abre sin querer un nuevo cauce de discusión al comentar: "En mi opinión son gratis algunos recursos, y por supuesto los más útiles siguen siendo de pago... Lo realmente gratuito es el acceso, Internet...".

peset ARROBA uv.es

Esto provoca respuestas de Marta Jordà-Olives (Hospital Vall d'Hebrón): "Internet es 'gratis' pero hay que contabilizar el tiempo que se tarda en pasearse por un montón de instituciones ramoneando textos que, en la mayoría de los casos, no han pasado por ningún filtro y, por tanto, no son fiables".

marta ARROBA ar.vhebron.es

En este mismo sentido apunta Jordi Adell (Depto. Educación, Univ. Jaume I): "La Internet no es gratis: alguien paga por ella. Tú mismo, la empresa para la que trabajas, etc.".

jordi ARROBA edu.uji.es

Josep Manuel Rodríguez i Gairín (Biblioteca UPC, Unitat de Documentació), como trabajador de una institución pública invita a "aquellos que tenéis direcciones tipo sarenet.es, compuserve.com, servicom.es o similares digáis vuestra opinión... sin entrar en polémicas de quién es más caro... ¿Cuánto se os ha incrementado la factura del teléfono y del distribuidor desde que 'navegáis gratuitamente' por Internet?"

josep-m ARROBA biblio.bib.upc.es

En respuesta a esta invitación interviene Isabel Valdivieso (Lacer S. A.):"Os diré que los sufridos usuarios de Internet en una empresa, que accedemos a través de un distribuidor, estamos retrocediendo a aquellas épocas en las que hacíamos las consultas online a 300 baud de velocidad. Delante de un usuario todo es lento. La respuesta, si es que llegas a encontrarla y no tienes que navegar a través del ciberespacio dándole la imagen de que no tienes ni idea de por dónde vas (normalmente ya vas dirigido gracias a que otros usuarios te han dicho dónde encontrar la información o por qué vía puedes encontrarla mejor), es "espectacular", "bonita", pero muchas veces no es la información que realmente necesitas. Encontrar buena información es difícil, es cuestión de horas y paciencia. Cosa que en las empresas escasea. Las bases de datos online nos las conocemos, ya sabemos qué buscar, dónde, cómo y por qué allí y no en otro lugar. Vamos dirigidos y sabemos que la información que encontraremos es fiable. Si contamos tiempo, coste de conexión, de teléfono, etc..., es dudoso que Internet sea gratis o semi-gratis".

lacer001 ARROBA sarenet.es

Larga vida a las bdds tradicionales

Desviándonos de este debate paralelo, pero no menos interesante, y centrándonos en las cuestiones principales planteadas por Pedro Hípola, responde Marta Jordà-Olives (Hospital Vall d'Hebrón): "Yo creo que los Yahoo y compañía son excelentes para empezar a buscar información de temas de los que no tienes mucha idea. Pero, a partir de ahí, las cosas no son tan fáciles. Estos servicios recopilan todo lo que encuentran y, cuando se conecta con las opciones que dan, se pierde mucho tiempo en conexiones negativas (...). Creo que no sólo seguiremos pagando y utilizando Dialogs y similares sino que todavía pasarán años antes de que pierdan su utilidad actual".

marta ARROBA ar.vhebron.es

Y en este mismo sentido afirma Josep Manuel Rodríguez i Gairín (Biblioteca UPC, Unitat de Documentació) que "las búsquedas en Lycos o similares, en mi opinión, generan una cantidad de ruido impresionante".

josep-m ARROBA biblio.bib.upc.es

Miguel Ángel Crespo (Diputación Foral de Gipúzkoa) aportaba datos aparecidos en un artículo del diario Cinco Días en el que se afirmaba que "el ascenso de Internet ha puesto boca abajo el modelo de negocio que llevaban a cabo los servicios online de Estados Unidos". Según comentaba, "el artículo hace una distinción entre el mercado de los EUA y el europeo. En este último, un mercado todavía emergente como el online no está en esa fase de desaparición. Además Europa, o el mercado europeo, tiene sus propias especificaciones, como la información local".

diputa01 ARROBA sarenet.es

Aporta su opinión al debate Cristina de la Peña (Ebsco) diciendo que "las revistas, las bases de datos, son estructuras organizadas que aportan cualidades a la información que por sí sola no siempre tiene. Aportan criterios de selección y la posibilidad de que el usuario, cliente o consultor de la revista o base de datos conozca y comparta esos criterios de selección".

cpena ARROBA iss.ebsco.com

La información valiosa no se regala

Inmaculada Ribes (Serv. de Documentación Científica, Biblioteca General, Univ. Politécnica de Valencia) considera que las bases de datos tradicionales "sobrevivirán todavía muchos años" y ello por varios motivos:

  • el acceso por X.25, cd-rom, almacenamiento en disco duro (ERL), etc., sigue siendo infinitamente más rápido y seguro que Internet.
  • La información valiosa dudo muchísimo que alguna vez se regale (...). De hecho las bases de datos comerciales existentes actualmente en Internet dan una información mínima comparada con la que ofrecen estos soportes (...).
  • Respecto a la posibilidad de la consulta en texto completo, esta tendencia se da en cualquier soporte, no sólo en Internet, y me parece muy bien como una opción más, pero creo que la información referencial seguirá siendo interesante como una vía para llegar selectivamente a la información más pertinente. En muchas ocasiones se agradece el poder leer el resumen y ahorrarte el texto completo".

Termina diciendo que "tenderá a imponerse Internet como vía de acceso en la medida en que mejoren las comunicaciones, pero la información 'buena' continuará pagándose in aeternum y además coexistirán la información referencial y la de texto completo".

ribes ARROBA bib.upv.es

Completaba esto el comentario de José A. Senso: "La tendencia natural de todos los servicios de búsqueda en Internet es que, tarde o temprano, cobrarán por sus servicios".

x4254926 ARROBA fedro.ugr.es

El futuro de las editoriales

Enlazando con el debate abierto sobre la gratuidad de Internet e interpolando un nuevo debate, expone Jordi Adell (Depto. Educación, Univ. Jaume I): "Lo que sí es cierto es que los costes de distribución de la información se verán trastocados con la Internet (...). Un campo especialmente interesante son las publicaciones científicas".

Y plantea una serie de cuestiones: "¿cuál es el objetivo de las publicaciones científicas?, ¿cuánto cobran los autores por publicar en ellas?, ¿cuánto cuestan las suscripciones a las bibliotecas y particulares?, ¿qué tiene que ver la calidad del contenido de la publicación con el papel y la imprenta?, ¿qué deben estar pensando los editores de revistas científicas ahora mismo sobre Internet?".

jordi ARROBA edu.uji.es

"Las editoriales clásicas", contesta Pedro Hípola (Fac. de Biblioteconomía y Documentación, Univ. de Granada), "están 'aterradas' ante el futuro de la edición electrónica. Ven que aparecen empresas competidoras que antes no tenían nada que ver con el mundo de la edición clásica".

phipola ARROBA ugr.es

Son sistemas complementarios

Jesús Bustamante reflexiona sobre lo expuesto hasta este momento apuntando que "observo dos temas distintos (aunque entrelazados) en las respuestas a la propuesta de discusión de Pedro: la distribución de la información como negocio y las bases de datos como herramientas de recuperación de la información.

Los distribuidores tradicionales tendrán que adaptarse a una serie de condicionantes propios de la red Internet y tendrán que dejar de ser 'tradicionales' en ese sentido. Entre los cambios que creo que tendrán que acometer están el ofrecer acceso al documento completo y quizá basar su sistema de tarificación en la cantidad y calidad de la información recuperada (...).

La verdadera amenaza a los distribuidores tradicionales está (en mi opinión) en que los productores de información distribuyan su contenido directamente al usuario final a través de Internet.

Desde el punto de vista del producto que ofrecen los distribuidores tradicionales de información, no veo amenaza posible, sin embargo. Creo que sin bases de datos el WWW es un puré sin sentido.

No creo tampoco que ninguno de los catálogos de Internet (Yahoo, Lycos, AltaVista, mi favorito OpenText, ni ningún otro de los catálogos existentes) que van por ahí indizando la red en texto libre, pueda amenazar las bases de datos en tanto que sistemas de recuperación de información. Pienso que son complementarios y que lo deseable es que coexistan.

La tendencia es la de integrar las bases de datos existentes con la red Internet (mediante gateways e interfaces WWW), el ofrecer acceso al texto completo (y recuperación en texto libre con 'relevance feedback' de estos textos), y por supuesto el facilitar también la asociación de ideas".

Los productores distribuidores

Y en otra intervención Jesús mismo afirma que "por un lado muchos productores de información pasarán a ser distribuidores directamente. Sus ventajas: se ahorran el distribuidor y tendrán contacto directo con los usuarios. Entre los inconvenientes están el que no sólo necesitan algo de infraestructura y personal para distribuir la información, sino que también necesitarán poner en marcha sistemas para controlar el uso de la información y cobrar a sus usuarios. Otra desventaja que encuentro en esta solución es que el usuario tenderá a buscar información primero en aquellas fuentes con más volumen de información, y este modelo tiende a atomizar y dispersar el contenido. Por otro lado, habrá muchos distribuidores tradicionales que adquieran derechos para distribuir el texto completo en formato electrónico (y proporcionen un enlace desde la referencia al texto completo) (...). Creo que tanto la referencia como el texto completo son condiciones necesarias, y que el usuario favorecerá aquellos sistemas que le proporcionen ambos".

jesus ARROBA tezcat.com, j.bustamante ARROBA zds.com

En Internet no se encuentra tanto

Pedro Martín (Arthur Andersen, Dpto. Documentación) plantea los siguientes comentarios:

  1. Cobertura/Calidad: según mi experiencia, en Internet no se halla ni todo ni casi todo (...). Actualmente, mi actitud es considerar a Internet como una fuente de información más, con las características de una base de datos multidisciplinar, cuya suscripción tiene un coste de tarifa fija de 40.000 pts./año y que requiere gran inversión de tiempo en búsquedas.
  2. Bases de datos comerciales: estoy de acuerdo que en el futuro probablemente las consultas a nuestras bases de datos clásicas se harán en el entorno de html-formularios(...). Evidentemente los proveedores de bases de datos no van a ofrecer la misma información en Internet gratis.
  3. Éxito de búsquedas: Internet ahora, desde nuestra experiencia, es idónea para hacer ciertas búsquedas (...), pero, hoy por hoy, si queremos averiguar la evolución del Sector de Fabricación de Muebles de Oficina en España, por poner un ejemplo, Internet no nos aporta -hasta donde llega mi conocimiento- absolutamente nada nuevo, y debemos acudir a nuestras fuentes clásicas (...).
  4. El futuro: parece lógico pensar que los grandes hosts y las bases de datos nacionales, a través de Infovía previsiblemente, tenderán a introducirse en la Red. Esto debería formar parte de una esperada segmentación dentro de Internet, que diferencia claramente servicios de pago con información de calidad de otras ofertas de acceso gratuito".

pedro.martin ARROBA arthurandersen.com

Convivencia "pacífica"

Vicenç Meléndez (Institut d'Estadística de Catalunya) después de repasar todo el camino recorrido por el debate llega a la conclusión de que "las bases de datos tradicionales (de pago) seguirán existiendo con las lógicas adaptaciones".

v.melendez ARROBA ines.es

Y de la misma opinión es Tomás Baiget (Institut d'Estadística de Catalunya) cuando contesta que "sí, tienen futuro las bases de datos tradicionales, pero muchísimo menos de lo que se hubiera podido prever hace cinco años".

baiget ARROBA sarenet.es

Englobando los distintos debates que se han desarrollado a lo largo de la propuesta de Pedro Hípola, Joan Roca (Systems Librarian, Mankato State Univ.) estructura así sus conclusiones :

  1. Gratuidad de acceso: no se paga por utilizar Internet directamente pero se paga a través de impuestos indirectos (...).
  2. Gratuidad de la información: (...) en Internet cada vez hay más información accesible (gratis) pero es precisamente la proporción geométrica de crecimiento lo que la hace difícil de procesar, de manipular, de que sea útil (un nuevo reto para profesionales de la información).

La información es la materia prima de la nueva sociedad informatizada y, a diferencia de las materias primas en la sociedad agrícola o industrial, se podrá adquirir gratis o a coste mínimo. Lo que se va a pagar es el valor añadido a la información. Quienes son meramente intermediarios pueden empezar a buscar otro trabajo: el acceso directo y sin intermediario es parte de esta revolución. Las empresas que tendrán éxito serán las que sepan procesar y manipular información para añadir valor y convertirla en algo útil para determinados usuarios (...).

roca ARROBA mankato.msus.edu

Jordi Adell se pregunta sobre el futuro de las publicaciones científicas. Sin ánimo de ser adivino, creo que el monopolio editorial de publicaciones científicas está condenado a desaparecer. Hasta ahora podían controlar la publicación porque controlaban el medio, pero esto se acaba. Son ya muchas las universidades y sociedades científicas que están trabajando en crear medios alternativos de publicación (que ofrecerán a través de Internet), no sólo por el coste de suscripción, sino por los problemas de copyright".

jordi ARROBA edu.uji.es

¡Cuidado con Internet!

Y finalmente como colofón del debate y gracias a su incorporación tardía, Isidro Aguillo (Cindoc) nos ofrece una panorámica general exponiendo tres puntos a debatir:

  1. La profesión necesita urgentemente un nuevo marco teórico a la hora de enfrentarse con las herramientas de búsqueda (actuales) de Internet (...).
  2. Es evidente que Internet no es gratuito ni en cuanto a costes de telecomunicaciones ni en lo que respecta a determinados contenidos, pero las diferencias con la situación precedente son cualitativa y cuantitativamente abismales. Aun asumiendo problemas coyunturales que creo se resolverán pronto, el acceso a la información se ha abaratado considerablemente con la irrupción de Internet.
  3. No creo que desaparezcan las bases de datos tradicionales, simplemente veremos cómo migran a arquitecturas cliente-servidor y empiezan a estar presentes en Internet (...).

La reflexión final es quizá un poco conflictiva. Existe en la profesión una 'desagradable' actitud hacia la adopción de Internet, que creo se debiera abandonar cuanto antes (...). Estamos cediendo una oportunidad 'histórica' a terceros".

isidro ARROBA fresno.csic.es

Informe redactado para IWE por Cristina García Testal. Fac. de Económicas, Biblioteca. Univ. de Valencia.

testal ARROBA mozart.econom.uv.es

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1996/abril/desde_iwetel_el_futuro_de_las_bases_de_datos_tradicionales.html