El profesional de la información


Noviembre 1996

DVD, algo más que una promesa

Por José A. Senso

A principios del año pasado anunciamos (v. IWE-41, José A. Senso, "El hermano mayor del cd-rom", p. 12-14) la aparición de un nuevo tipo de cd-rom, en el que destacaba, por encima de todo, su gran capacidad.

Este reciente sistema estaba siendo desarrollado por dos grupos de empresas diferentes. Por un lado se encontraban Philips y Sony, que denominaron a su proyecto High Density CD. Por otra parte, Time Warner y Toshiba crearon el DVD, también conocido como Digital Video Disc.

Ambas propuestas se gestaron de forma separada. Y la lucha por imponerse en el mercado originó bastante revuelo dentro del mundillo del cd-rom. Pero a mediados del mes de abril de 1996, y sin que se dieran demasiadas explicaciones, las dos "facciones" decidieron unirse y trabajar juntas en el desarrollo del Digital Versatile Disc.

Principales características físicas del digital versatile disc

Con paso firme

Desde que se diseñó el primer proyecto hasta la definitiva redacción de la especificación, el disco DVD ha sufrido diversos cambios. En gran medida, esos cambios se deben a la fusión de ambas propuestas.

Si antes nos encontrábamos con un máximo de tres CDs diferentes, ahora las posibilidades han aumentado. Las modificaciones incluyen también el ámbito de lo físico, ya que al clásico CD de 12 centímetros se le ha unido otro más pequeño, de 8.

A la hora de realizar la grabación del CD, podemos optar por depositar la información en una capa, la forma clásica, o en dos. Esta variedad de posibilidades tiene su reflejo en ocho tipos de CDs diferentes (sí, ocho).

Las capacidades de la gama varían desde el giga y medio del más simple (disco de una cara, de 8 centímetros y una capa), hasta los 17 gigabytes del más completo (disco con dos caras, 12 centímetros y dos capas).

El sistema utilizado para incrementar la densidad de los CDs pasa por el aumento de la densidad, minimizando el espacio existente entre las pistas que forman la espiral del CD. Para ello se reduce a 0,4 micras (milésimas de mm) la distancia entre un agujero (pit) y otro.

Aún se pueden conseguir CDs con más capacidad

El futuro de esta nueva tecnología requiere un estudio más exhaustivo de las posibilidades que ofrece el láser.

En el caso del DVD, la longitud de onda del láser es de 0,65 micras, lo que hace que el haz de luz sea 0,22 micras más pequeño que el utilizado para la lectura de un cd-rom. Ese tamaño hace que el color del láser se acerque más al rojo.

La generalización de este sistema vendrá de la mano del láser azul, con una longitud de onda de 0,45 micras. Esta reducción favorecería la creación de CDs con mayor densidad de pista, lo que permitiría la creación de discos capaces de almacenar, aproximadamente, 50 Gb.

Uno de los aspectos más llamativos de los DVD, además de la posibilidad de leer y grabar por las dos caras, es la aparición del concepto de doble capa. El espacio que separa ambas capas oscila entre los 20 y 70 micras.

Actualmente existen dos posibilidades de realizar la grabación de un disco en varias capas. La primera de ellas es moldeando dos discos sobre una base de policarbonato, uniéndolos después utilizando un fotopolímero. En la segunda opción se realiza un disco con una sola capa al que se le añade la segunda directamente.

Todavía no se han realizado los suficientes estudios como para saber cuál es el método más sencillo, por lo que no existe un acuerdo común de uso.

En la actualidad, el DVD tiene cinco propuestas de norma para:

  • disco de sólo lectura DVD-ROM
  • aplicaciones de vídeo DVD-video
  • Aplicaciones de audio DVD-audio
  • discos para una sola grabación DVD-R
  • discos regrabables DVD-RAM.

El sistema de ficheros utilizado por las cinco propuestas será el UDF (universal disc format), ya que es el que mejores posibilidades de intercambio proporciona (v. IWE-48, octubre de 1996, p. 20).

A pesar de que la norma no especifica nada sobre el contenido, ya han aparecido numerosas empresas que están desarrollando aplicaciones, tanto hardware como software, para este sistema. Así, Hyundai Digital Media presentó recientemente un chip decodificador de Mpeg-2, llamado HDM 8111P Mpeg-2 PrAVO Decoder, que ofrece una gran variedad de opciones, todas ellas pensadas para ofrecer imágenes de vídeo y audio en soporte DVD.

Por otra parte, Philips estima que el mercado de lectores de CD crecerá, de los 125 millones de unidades vendidas en 1995, a 250 millones en el 2.000. Los estudios de esta empresa señalan que, de esos 250 millones, el 10% estará basado en el DVD.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1996/noviembre/dvd_algo_ms_que_una_promesa.html